Evangelio lunes de la 21ª semana de Tiempo Ordinario

«¡Ay de vosotros, guías ciegos!»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 23, 13-22

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno de la “gehenna” el doble que vosotros!

¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro?

O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga”. ¡Ciegos! ¿Qué es más , la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar, jura por él y por quien habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de dios y también por el que está sentado en él».

Palabra del Señor

 

Leer completo…

Lecturas domingo de la 21ª semana de Tiempo Ordinario

1ª lectura: «Pongo sobre sus hombros la llave del palacio de David»

Lectura del libro de Isaías 22, 19-23

Así dice el Señor a Sobná, mayordomo de palacio:

«Te echaré de tu puesto, te destituiré de tu cargo.

Aquel día, llamaré a mi siervo, a Eliacin, hijo de Elquías: le vestiré tu túnica, le ceñiré tu banda, le daré tus poderes; será padre para los habitantes de Jerusalén y para el pueblo de Judá. Pongo sobre sus hombros la llave del palacio de David: abrirá y nadie cerrará, cerrará y nadie abrirá.

Lo clavaré como una estaca en un lugar seguro, será un trono de gloria para la estirpe de su padre».

Palabra de Dios

 

Salmo: Señor, tu misericordia es eterna, no abandones la obra de tus manos.

Sal 137, 1-2a. 2bc-3. 6 y Sbc

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
porque escuchaste las palabras de mi boca;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario.

Daré gracias a tu nombre:
por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera tu fama.
Cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma.

El Señor es sublime, se fija en el humilde,
y de lejos conoce al soberbio.
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos.

 

2ª lectura: «De él, por él y par él existe todo»

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 11, 33-36

¡Qué abismo de riqueza, de sabiduría y de conocimiento, el de Dios! ¡Qué insondables sus decisiones y qué irrastreables sus caminos! En efecto, ¿quién conoció la mente del Señor? O ¿quién fue su consejero? O ¿quién le ha dado primero, para tener derecho a la recompensa? Porque de él, por él y para él existe todo. A él la gloria por los siglos. Amén.

Palabra de Dios

 

Evangelio: «Tu eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16, 13-20

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:

«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?».

Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?».

Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».

Jesús le respondió: «¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está los cielos.

Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos». Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Palabra del Señor

 

Leer completo…

Las Hermanitas del asilo celebran hoy a su fundadora

Visita del grupo parroquial FunTime´s al asilo de Monóvar en 2015

Muchas de nuestras familias y mayores, esas personas a las que eufemísticamente algunos denominan colectivo de la Tercera Edad, tienen mucho que agradecer a Dios y a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados residentes en el asilo de Monóvar, por el cuidado, la atención, la acogida y el calor humano que reciben de sus manos. Quizá debido a que algún día lo perdieron junto a sus seres más queridos, quizá porque las circunstancias de la vida así lo han requerido. En cualquier caso porque el buen Dios que nos da la vida a todos, no se olvida de ninguno y quiere hacerse también presente en nuestro pueblo, muy especialmente en el testimonio y la entrega desinteresada de unas mujeres que han hecho de su vida una ofrenda efectiva de caridad al servicio de nuestros ancianos y familias.

Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Monóvar son un grupo de mujeres que han hecho de su casa un lugar de acogida agradable, tranquilo y limpio en todos los sentidos. Un hogar donde se ofrece el descanso que necesita toda vida agotada por el esfuerzo de su propio camino, y donde se procuran los cuidados necesarios para el cuerpo e igualmente las caricias que necesita toda alma llegada la plenitud de su vida. Pero sobre todo, un lugar donde se derrocha un infinito amor cargado de cariño y respeto hacia nuestros ancianos o hacia cualquier persona que les visite.

Son mujeres valientes, alegres, animosas, activas y muy optimistas, con una espiritualidad que resumen en una frase: «Dios en el corazón, la eternidad en la cabeza, el mundo bajo los pies». Y de este manantial en el corazón, sacan cada día la fuerza, el afecto, la comprensión o la paciencia que de continuo derrochan con nuestros ancianos, realizando las tareas que muchas de nuestras familias ya no pueden o desean realizar. Ellas son el vivo ejemplo de servicio en la caridad que el Señor ha querido dejarnos para demostrarnos así que la vida no se agota en nuestros propios límites, sino que Él está presente cada día entre nosotros, dignificando nuestras vidas mediante el testimonio y la entrega de aquellos que le escuchan y siguen su ejemplo.

Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars

Las Hermanitas de las Ancianos Desamparados, las hermanitas del asilo de Monóvar, celebran hoy a su santa patrona fundadora, Teresa de Jesús Jornet e Ibars, nacida el 9 de enero del año 1843, en Aytona, un pueblecito de la provincia de Lérida.

Hija de un sencillo matrimonio de payeses cristianos formado por Francisco Jornet y Antonia Ibars, recibe el sacramento del Bautismo al día siguiente de venir al mundo, y posteriormente se confirmara con tan solo 6 años de edad. En su preadolescencia marcha a vivir a Lerida con su tía Rosa, y más tarde a Fraga, en la provincia de Huesca, donde estudia magisterio. Con 19 años aprueba las oposiciones al cuerpo de maestros y el Ministerio de Educación la destina a Argensola en Barcelona.

Teresa mantenía contacto con su tío, el P. Francisco Palau y Quer, hoy beato, hermano de su abuela materna, carmelita descalzo exclaustrado, y creador de diversas instituciones religiosas de enseñanza. Francisco invita a Teresa a integrarse en esta obra y ella acepta, trabajando durante algunos años en la dirección de aquellos pequeños colegios, pero sin adoptar aún compromiso de vida religiosa.

Teresa siente ahora que Dios la llama a la vida contemplativa y sus pasos la dirigen al monasterio de Clarisas en Briviesca, en Burgos, del que tuvo que salir poco después por motivos de salud, aunque la experiencia que vivió en el monasterio le serviría para toda su vida.

Enferma regresa a Aitona, con los suyos y restablecida su salud vuelve con el P. Palau que la nombra entonces visitadora de sus escuelas. Estas experiencias en el ambiente del P. Palau le obligan a viajar ayudándole a ampliar su conocimiento de las necesidades de la Iglesia y de las almas, y dejando en ella un componente carmelitano, que le ayudaría a desarrollar su vida espiritual y a comenzar a ser, con madurez, contemplativa en la acción.

Un mes después del fallecimiento del P. Palau el 20 de marzo de 1872, Teresa se separa de su obra de modo definitivo, para volver a Aitona en espera de una clara luz que le manifestara el designio de Dios en su vida. Luz que llega ese mismo año iluminando definitivamente su existencia. En junio acompaña a su madre a tomar las aguas termales de Estadilla, provincia de Huesca, y al regreso se detienen en Barbastro, en donde entra casualmente en relación con el sacerdote don Pedro Llacera, quién capta enseguida los valores excepcionales de Teresa, la maestra, que había andado tanteando caminos y a la edad de 29 años seguía sin encontrar aún el camino que Dios tenía pensado para ella.

Don Pedro le da a conocer los planes de una institución femenina en favor de los ancianos más necesitados, y le invita a integrarse en aquella empresa de vida religiosa y caritativa que, por entonces inspiraba la actividad de don Saturnino López Novoa, su gran amigo desde el tiempo en que fuera párroco de Barbastro. En ese momento, Teresa ve abierto el camino de su vida: ésa era precisamente la obra a la que Dios la llamaba, por lo que da por concluidas sus incertidumbres y tanteos, y se ofrece inmediatamente a ser colaboradora en dicha obra de caridad, volviendo a Aitona con la voluntad decidida de darse por entero a lo que le habían propuesto.

El 11 de octubre de 1872 Teresa abandona otra vez su hogar de Aytona para unirse a las primeras aspirantes que estaban desde el 3 de octubre en Barbastro. Desde el primer día Teresa destacó en la incipiente comunidad. Las vicisitudes que había atravesado, en apariencia nada conducentes, habían sido sin embargo una providente preparación y entrenamiento para la misión que el Señor le reservaba.

Desde Barbastro se muda a Valencia, donde está la Casa madre de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, al ser la patrona de esta ciudad quien da apellido a la Institución. Luego se extienden por Zaragoza, Cabra, Burgos… llegando a fundar así durante la ajetreada vida de Teresa, hasta ciento tres casas-asilo por toda la geografía española y más allá de nuestras fronteras, y dejando tras de sí a más de un millar de Hermanitas para continuar su labor por siempre, pues siempre habrá ancianos que queden desamparados y necesiten de sus cuidados y hospitalidad.

Definitivamente Teresa de Jesús Jornet e Ibars, fue una mujer infatigable y sobresaliente, que recorrió toda España amparando a los más desamparados y ofreciendo igualmente sentido existencial a la vida de miles de mujeres que desde entonces han seguido sus pasos. Todo ello con las limitaciones, dificultades e incomodidades de la época, y a pesar de su delicado estado de salud. Sin embargo era su celo apostólico y su amor a Dios y a los ancianos, lo que le daban «alas de ángel», en palabras de su congregación.

No quiso canonizaciones. Lo dejó dicho y escrito, mandando que no se gastara el dinero de su congregación en proponer a nadie la subida a los altares. Ese fue el motivo de que pasaran los años sin que nadie iniciase su proceso de beatificación, aunque la sensibilidad del pueblo y las manifestaciones sobrenaturales que tan frecuentemente Dios mostró por mediación suya, promovieron que fuera beatificada por Pío XII el 27 de abril de 1958 y canonizada el 27 de enero de 1974 por Pablo VI. Sus restos mortales se encuentran actualmente en la Casa madre de la congregación, en Valencia, y su fiesta se celebra cada año el 26 de agosto.

 

¡FELICIDADES HERMANITAS!

Evangelio sábado de la 20ª semana de Tiempo Ordinario

«El que se humilla será enaltecido.»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.

Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbi”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbi”, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos.

Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías.
El primero entre vosotros será vuestro servidor.

El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Palabra del Señor».

 

Leer completo…

Evangelio viernes de la 20ª semana de Tiempo Ordinario

«Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo.»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?».

Él le dijo: «”Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”.
Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».

Palabra del Señor».

 

Leer completo…

Evangelio jueves de la 20ª semana de Tiempo Ordinario

«Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño»

Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 45-51

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dijo: «Aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret».

Natanael le replicó: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?».

Felipe le contestó: «Ven y verás».

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño».

Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?».

Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi».

Natanael respondió: -«Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».

Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores». Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Palabra del Señor».

 

Leer completo…

Evangelio miércoles de la 20ª semana de Tiempo Ordinario

«¿Vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 20, 1-16a

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña.

Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: “Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido”. Ellos fueron.

Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”
Le respondieron: “Nadie nos ha contratado.” Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”.

Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”. Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.

Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Al recibirlo se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado solo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos:

“Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?” Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos».

Palabra del Señor».

 

Leer completo…

Página 5 de 162« Primero...34567...102030...Último »

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información visitando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies