Éste miércoles 1 de marzo, celebramos el inicio de la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza. Un tiempo para caer en la cuenta de que el Señor siempre tiene las puertas de su casa abiertas de par en par, y que nuestra vida en este mundo es pasajera ya que nuestra existencia definitiva está destinada a vivir eternamente en la casa de Dios.

El Miércoles de Ceniza es para los católicos un día de ayuno y abstinencia, en el que se realiza la imposición de la ceniza a los fieles que asisten a Misa. En este día comienza la “Cuaresma”, que es un periodo de 40 días de preparación para la Pascua y termina el Domingo de Ramos.

Las cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles, como signo de caducidad de la condición humana mientras se repiten las palabras: “Conviértete y cree en el Evangelio”.

La ceniza simboliza también la purificación por el fuego de los errores del año anterior y su consecuente reconocimiento al ser impuestos sobre la cabeza.

Recordamos ahora algunos puntos importantes que todo católico debe conocer para poder vivir mejor este tiempo litúrgico.

 

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

Es el primer día de la Cuaresma, es decir, de los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. En este se explica que en la Misa, se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

¿Cómo nace la tradición de imponer las cenizas?

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

¿Por qué se impone la ceniza?

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Iglesia, más precisamente en el artículo 125 del Directorio sobre la piedad popular y la liturgia:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

¿Qué simbolizan y qué recuerdan las cenizas?

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

¿De dónde se obtiene la ceniza?

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

¿Cómo y quién impone la ceniza?

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas sobre la cabeza o en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Aunque existen diferentes costumbres para la imposición de la ceniza, en realidad no hay reglas universales a excepción de las palabras que pronuncia el sacerdote. Depende del ámbito cultural y de las costumbres locales. En los países de tradición latina, por lo general las cenizas se imponen sobre la cabeza de los fieles, sin embargo en los países del ámbito anglosajón, suele hacerse una pasta con la ceniza y agua bendita, con la que se marca la frente.

¿A quién se puede imponer la ceniza?

No hace falta ser católico para que te impongan la ceniza. Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella». Seas creyente o no, hombre, mujer, niño, adolescente, maduro o anciano, todos pueden participar.

¿Es obligatoria la imposición de las cenizas?

La imposición de la ceniza, aunque recomendable, no es un acto obligatorio para los católicos, y ese miércoles tampoco es día de precepto. Aunque curiosamente suele aumentar considerablemente la asistencia a la Santa Misa en este día por parte de los creyentes. Tampoco es obligatorio confesarse para recibir la ceniza, aunque sea una buena oportunidad para recibir la misericordia de Dios.

¿Cuánto tiempo hay que tener la ceniza en la frente?

No hay ninguna norma establecida sobre el tiempo que debe permanecer la ceniza en la cabeza; hay quienes se la quitan nada más sentarse de nuevo en el banco y quienes prefieren dejarla hasta que desaparezca naturalmente. Cualquiera de las dos opciones es correcta hecha de buena fe.

¿Es obligatorio el ayuno y la abstinencia?

El Miércoles de Ceniza no hay obligación para los católicos de imponerse la ceniza, pero sí de hacer ayuno y abstinencia según las normas generales y las particulares de cada diócesis. El ayuno es obligado, al igual que el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60, y consiste en hacer solo una comida fuerte al día. La abstinencia de comer carne en este día y durante todos los viernes de cuaresma, es de obligado cumplimiento a partir de los 14 años.

¿Cuándo y dónde se impone la ceniza en Monóvar?

Las Misas con imposición de ceniza se celebran este miércoles 1 de marzo a las 7’20 en la parroquia, a las 10’30 en el asilo y de nuevo a las 19:30 en la parroquia.
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información visitando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies