«No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 16-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.

Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles.

Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.

El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán.

Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra.

En verdad os digo que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.

 

REFLEXIÓN

El verdadero predicador es el que sabe que es débil, sabe que no puede defenderse de sí mismo. El enviado “en medio de los lobos” podría objetar: ¿Pero, Señor, para que me coman? La respuesta es: ¡Tú ve! Este es el camino. Hay una reflexión muy profunda de Juan Crisóstomo que lo aclara: “Pero si tú no vas como cordero, si vas como lobo entre los lobos, el Señor no te protege: defiéndete solo”. Es decir… Cuando el que debe llevar la Palabra de Dios lo hace seguro de sí mismo y no como un cordero, termina mal. Si en cambio lo hace como un cordero, será el Señor quién lo defienda y los lobos no podrán con él.

(Francisco, 14 de febrero de 2017)

SANTORAL

Santos: Camilo de Lelis, fundador; Francisco Solano, presbítero; Aguila, Hilario, Deotila, Gertrudis, Marcelino, Onésimo, Rufino, Avenancio, confesores; Heracles, Optaciano, Ciro, Félix, Marciano, Landerico, obispos; Rolando, abad; Focas, Justo, mártires; Guillermo, abad; Tuscana, viuda; Angelina, beata.

Leer más

¡Feliz día a todos!

 


 

Nota: Por favor, considera compartir esta página con tu familia, amigos o en redes sociales, si deseas que la palabra de Dios llegue a todo el mundo. Gracias de corazón.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información visitando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: